Articulo de enfermeria global

Attachments

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 86

ORIGINALES

Diferencias entre los profesionales de enfermería y medicina
respecto a la cultura de la seguridad del paciente quirúrgico
Diferenças entre profissionais de enfermagem e medicina acerca da cultura de
segurança do paciente cirúrgico
Differences between nursing and medical professionals regarding the surgical patient
safety culture

Josemar Batista1

Elaine Drehmer de Almeida Cruz1
Francine Taporosky Alpendre1
Danieli Parreira da Silva1
Marilise Borges Brandão2
Carmen Silvia Gabriel3

1 Universidad Federal de Paraná, Curitiba – PR, Brasil.

[email protected]

2 Complejo del Hospital de Clínicas de la Universidad Federal de Paraná, Curitiba – PR, Brasil.
3 Universidad de São Paulo, Ribeirão Preto – SP, Brasil.

https://doi.org/10.6018/eglobal.441571

Recibido: 1/09/2020
Aceptado: 21/12/2020

RESUMEN:
Objetivo: Investigar si la percepción de la cultura de la seguridad de los pacientes quirúrgicos difiere
entre los profesionales de enfermería y medicina que trabajan en una institución educativa pública
brasileña.
Método: Survey, estudio transversal realizado en un hospital en el sur de Brasil. El cuestionario
Hospital Survey on Patient Safety Culture fue aplicado a 158 profesionales entre mayo y septiembre de
2017. Las 12 dimensiones se analizaron mediante estadísticas descriptivas e inferenciales y pruebas
de coherencia interna. Las dimensiones con índices del 75% se consideraron reforzadas.
Resultados: Hubo fragilidad en la cultura de seguridad, con un índice más bajo en la dimensión
“Respuesta no punitiva al error”, con 23,9% y 13,9%, respectivamente, entre la enfermería y la
medicina. Las puntuaciones más positivas fueron consideradas por la enfermería en ocho dimensiones,
con diferencia (p<0.05) en relación con los profesionales médicos.
Conclusión: La cultura de seguridad difiere entre las dos categorías profesionales, con respuestas
más positivas por la enfermería; sin embargo, son necesarias acciones para fortalecer la seguridad de
los pacientes quirúrgicos en ambos grupos profesionales.

Palabras clave: Cultura Organizacional; Enfermeras Practicantes; Médicos; Seguridad del Paciente;
Investigación sobre Servicios de Salud.

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 87

RESUMO:
Objetivo: Investigar se a percepção da cultura de segurança do paciente cirúrgico difere entre
profissionais de enfermagem e medicina atuantes em instituição pública de ensino brasileira.
Método: Survey e transversal conduzido em hospital da região sul do Brasil. Foi aplicado o
questionário Hospital Survey on Patient Safety Culture a 158 profissionais entre maio e setembro de
2017. As 12 dimensões foram analisadas por estatística descritiva, inferencial e teste da consistência
interna. Dimensões com índices ≥75% foram consideradas fortalecidas.
Resultados: Evidenciou-se fragilidade na cultura de segurança, com menor índice na dimensão
“Resposta não punitiva ao erro”, com 23,9% e 13,9%, respectivamente, entre enfermagem e medicina.
Escores mais positivos foram considerados pela enfermagem em oito dimensões, com diferença
(p<0,05) em relação aos profissionais médicos.
Conclusão: A cultura de segurança difere entre as duas categorias profissionais, com respostas mais
positivas pela enfermagem; porém demanda ações promotoras para fortalecer a segurança do paciente
cirúrgico em ambos os grupos profissionais.

Palavras-chave: Cultura Organizacional; Profissionais de Enfermagem; Médicos; Segurança do
Paciente; Pesquisa sobre Serviços de Saúde.

ABSTRACT:
Objective: To investigate whether the perception of the surgical patient safety culture differs between
nursing and medical professionals working in a Brazilian public educational institution.
Method: Survey and cross-sectional study conducted in a hospital in southern Brazil. The Hospital
Survey on Patient Safety Culture questionnaire was applied to 158 professionals between May and
September 2017. The 12 dimensions were analyzed by descriptive, inferential statistics and internal
consistency test. Dimensions with indexes ≥75% were considered strengthened.
Results: There was fragility in the safety culture, with a lower index in the dimension “Nonpunitive
response to error”, with 23.9% and 13.9%, respectively, between nursing and medicine. More positive
scores were considered by nursing in eight dimensions, with difference (p<0.05) in relation to medical
professionals.
Conclusion: The safety culture differs between the two professional categories, with more positive
responses by nursing; however, actions are necessary to strengthen the surgical patient safety in both
professional groups.

Keywords: Organizational Culture; Nurse Practitioners; Physicians; Patient Safety; Health Services
Research.

INTRODUCCIÓN

La eficacia de los métodos de prevención de errores, el conocimiento de su
ocurrencia y sus consecuencias corroboran la adopción de acciones y decisiones más
seguras, especialmente en servicios complejos como el contexto quirúrgico, que
requieren progresivamente planificación operativa y logística, tecnologías avanzadas
y equipos interdisciplinarios(1). Estos son inherentes al proceso de trabajo ante
posibles repercusiones en la prestación de una atención segura y de calidad.

Se sabe que la cultura de las organizaciones de salud es dinámica y se compone de
subgrupos múltiples, complejos y superpuestos, con suposiciones, valores, creencias
y comportamientos compartidos de forma variable(2). Esto se construye positivamente
sobre la base de principios, organización de gestión, políticas públicas e
institucionales, entre otros factores individuales y colectivos, que conforman ciertas
áreas de atención o categorías profesionales. Debido a la naturaleza particular y
singular, se cree que la adopción de prácticas seguras entre los profesionales de
enfermería y médicos para reducir la ocurrencia de errores quirúrgicos, está
influenciada por subculturas, que si no están alineadas con los objetivos de seguridad
del paciente organizacional, o si los valores y normas son diferentes, evitando la
comunicación, el aprendizaje o el trabajo en equipo efectivo entre profesiones,

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 88

pueden obstaculizar la implementación y/o mejora de procesos de mejora continua de
la calidad(3).

En el contexto de la atención quirúrgica al paciente, debe destacarse la cultura de
seguridad del paciente, entendida como los valores, actitudes, competencias y
patrones de comportamientos individuales y colectivos, que determinan el
compromiso, el estilo y la competencia de la gestión para una organización segura(4).
A pesar de los avances en la seguridad del paciente después de la publicación del
informe Errar es humano: la construcción de un sistema de salud más seguro por el
Institute of Medicine en 1999, es posible observar que el sistema de atención de la
salud persiste con un bajo grado de fiabilidad, con la ocurrencia de eventos adversos
evitables. Por lo tanto, entre las recomendaciones para que se produzcan avances, es
importante establecer un enfoque sistémico para comprender mejor la naturaleza de
los acontecimientos, priorizando la cultura de la seguridad desde el liderazgo(5). En
este sentido, los investigadores, gestores y profesionales de la práctica necesitan
valorarla debido a su influencia positiva en los resultados peroperatorios(6).

En este sentido, entender las percepciones de los profesionales de enfermería y
equipo médico en el área quirúrgica es un tema importante para las organizaciones de
salud, ya que están a la vanguardia de la atención y a menudo experimentan
problemas en la ejecución o resultantes de la atención. Además, este conocimiento
permite conocer cómo estas categorías entienden y asimilan las acciones de
seguridad realizadas y sistematizadas por la gestión, además de proporcionar
subvenciones para enumerar estrategias en coordinación de equipos y gestión
hospitalaria para la construcción positiva en los compuestos de la cultura de
seguridad del paciente quirúrgico, y de acuerdo con las demandas específicas del
equipo de enfermería y medicina. Por lo tanto, la pregunta es: ¿Existen diferencias en
la percepción de la cultura entre los equipos de enfermería y medicina sobre la
seguridad de los pacientes quirúrgicos?

El objetivo de esta investigación fue investigar si la percepción de la cultura de
seguridad del paciente quirúrgico difiere entre los profesionales de enfermería y
médicos que trabajan en una institución educativa pública brasileña.

MÉTODO

Survey transversal realizada en cinco unidades de hospitalización quirúrgica y un
centro quirúrgico de un hospital federal de enseñanza en Paraná entre mayo y
septiembre de 2017. El hospital en estudio es el tercer hospital universitario más
grande de Brasil y realiza, en promedio, 840 cirugías/mes. La elección de estas
unidades fue porque asistieron a pacientes adultos y representaron aproximadamente
el 40% del total de procedimientos quirúrgicos del hospital.

La población objetivo estuvo compuesta por 248 profesionales que trabajaban en el
centro quirúrgico y/o unidades quirúrgicas (cirugía general y del tracto digestivo,
neurocirugía, ortopedia, cirugía plástica y trasplante de hígado). La selección de
participantes se caracterizó por un muestreo intencional no probabilístico, anclado en
la recomendación de la Agency for Healthcare Research and Quality (AHRQ) que
establece una muestra mínima del 50% para poblaciones inferiores a 500
individuos(7).

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 89

Los criterios de inclusión fueron: cirujanos, anestesiólogos, médicos residentes en
cirugía y anestesiología, enfermeros, auxiliares y técnicos de enfermería que trabajan
en las unidades encuestadas, con una carga de trabajo mínima de 20 horas por
semana y actividad predominantemente de atención. Los participantes cuyos
cuestionarios tuvieran menos del 50% de las preguntas respondidas o que sólo
contenían respuestas al perfil socio-laboral y/o con la misma respuesta en todas las
dimensiones fueron excluidos del análisis(7). Así, 166 profesionales acordaron
participar en la investigación, y después de aplicar los criterios, ocho participantes
fueron considerados inelegibles y 158 constituyeron los participantes.

Los profesionales de la salud fueron abordados en el ambiente de trabajo, en una sala
previamente designada por los jefes de las unidades, en los turnos de mañana, tarde
y noche. Aquellos que aceptaron participar recibieron, en un sobre sellado, el
Formulario de Consentimiento Informado y el cuestionario impreso y auto-aplicable,
llamado Hospital Survey on Patient Safety Culture (HSOPSC). Opcionalmente, se
proporcionó la finalización ad hoc del instrumento en tablet cargado en la plataforma
de la aplicación QuickTapSurvey. El HSOPSC está validado para su uso en Brasil(8),
está disponible para su aplicación en diferentes países(9), y contiene 42 preguntas,
distribuidas en 12 dimensiones, escritas positiva y negativamente y respondidas en
grado de concordancia por la escala Likert de cinco puntos(7,8).

Las respuestas se almacenaron en una hoja de trabajo del Microsoft Office Excel®
por doble digitalización, verificación y corrección de incoherencias; los participantes se
agruparon en las categorías profesionales de enfermería y medicina. Después de la
recategorización de las respuestas en positiva (totalmente de acuerdo/de acuerdo o
siempre/casi siempre), neutra (ni de acuerdo ni en desacuerdo o a veces), y negativa
(totalmente en desacuerdo/en desacuerdo o nunca/raramente), y se calcularon los
porcentajes de respuestas positivas. Las dimensiones con puntuaciones ≥75% de las
respuestas positivas se clasificaron como áreas reforzadas para la cultura de
seguridad del paciente, entre ≥74% y ≤51% áreas neutras y áreas negativas cuando
los índices ≤50%(7).

Los datos fueron procesados con la ayuda del software Statistical Package for the
Social Sciences, versión 20.0, y asesoramiento estadístico. Las variables cuantitativas
se describieron por media y desviación estándar, y variables cualitativas por
frecuencias absolutas y relativas. Las variables categóricas se compararon utilizando
la prueba Chi-cuadrado, con el valor de significancia de p<0.05. Para permitir la
comparación de la coherencia interna del HSOPSC(8), se utilizó el coeficiente alfa de
Cronbach y se consideró satisfactorio cuando ≥0.8 (10).

La investigación cumplió con las normas de la institución y la Resolución nº 466/12 del
Consejo Nacional de Salud, y forma parte del proyecto “Evaluación de la cultura de
seguridad y ocurrencia de eventos quirúrgicos adversos en hospitales brasileños”
aprobado por el Comité de Ética de Investigación Institucional bajo la opinión de nº
1.990.760. Se garantizaron el anonimato y la confidencialidad de los encuestados.

RESULTADOS

Los participantes fueron 158 profesionales, 86 (54,4%) de enfermería y 72 (45,6%)
medicina, con edad media y tiempo de actividad profesional, en años, 43,0

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 90

(desviación estándar de 12,3) y 18,0 (desviación estándar de 12,2), respectivamente.
Las características demográficas y laborales se presentan en la Tabla 1.

Tabla 1. Distribución de variables demográficas y laborales del personal de
enfermería y médico que trabaja en el cuidado peroperatorio de una institución
educativa pública brasileña (n = 158). Curitiba, PR, Brasil, 2017
Variables n (%)
Sexo

Femenino 91 (57,6)
Masculino 67 (42,4)

Posición/ Función
Médico del personal clínico/médico asistente 41 (26,0)
Médico residente/médico en formación 31 (19,6)
Enfermero 15 (9,5)
Auxiliar/Técnico de Enfermería 71 (44,9)

Educación
Educación secundaria (enseñanza media) completa 26 (16,5)
Educación superior incompleta 12 (7,6)
Educación superior completa 35 (22,2)
Posgrado (especialización/máster/doctorado) 84 (53,1)
No respondido 01(0,6)

Tiempo de trabajo en el hospital (en años)
≤ 5 65 (41,1)
6-15 29 (18,4)
16-20 10 (6,3)
≥ 21 54 (34,2)

Tiempo de trabajo en la unidad (en años)
≤ 5 86 (54,4)
6-15 21 (13,3)
16-20 11 (7,0)
≥ 21 40 (25,3)

Carga de trabajo semanal (en horas)
20-39 111 (70,3)
40-79 34 (21,5)
≥ 80 13 (8,2)

La Figura 1 muestra el porcentaje de respuestas positivas de las 12 dimensiones de la
cultura de seguridad; ninguna se consideró reforzada (≥75% de las respuestas
positivas).

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 91

Figura 1. Distribución de respuestas positivas y negativas a las dimensiones de la
cultura de seguridad de los profesionales que trabajan en el cuidado peroperatorio de
una institución educativa pública brasileña (n=158). Curitiba, PR, Brasil, 2017

La Tabla 2 muestra la distribución del porcentaje de respuestas de los equipos con
respecto a las dimensiones de la cultura de seguridad. Hubo diferencias significativas
entre los grupos estudiados (categoría médica y de enfermería) y la enfermería tuvo
puntuaciones positivas más altas en ocho dimensiones (p<0.05). El Alfa de Cronbach
general fue de 0,89.

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 92

Tabla 2. Distribución del porcentaje de respuestas y alfa de Cronbach de las
dimensiones de la cultura de seguridad del personal médico y de enfermería que
trabaja en el cuidado peroperatorio de una institución educativa pública brasileña
(n=158). Curitiba, PR, Brasil, 2017

Dimensión/
Alfa de Cronbach (α)

Equipo Porcentaje de respuestas
(%)

Valor
p*

Negativa Neutra Positiva
Aprendizaje organizacional –
mejora continua (α= 0,59)

Enfermería 20,1 16,9 63,0 0,124
Médica 20,5 24,2 55,3

Trabajo en equipo dentro de
las unidades (α= 0,75)

Enfermería 21,5 20,0 58,5
0,330

Médica 25,8 21,3 53,0
Expectativas sobre su
supervisor/ jefe y acciones
que promuevan la seguridad
(α= 0,70)

Enfermería 25,1 16,9 58,0
0,384

Médica 24,3

21,2

54,5

Apertura de comunicación (α=
0,55)

Enfermería 26,5 19,8 53,7 0,173
Médica 25,6 27,0 47,4

Comentarios y comunicación
sobre el error
(α= 0,76)

Enfermería 29,3 25,4 45,3
<0,001

Médica 31,6

39,5

28,8

Frecuencia de informes de
eventos (α= 0,82)

Enfermería 20,9 22,8 56,3 <0,001
Médica 44,9 22,7 32,4

Percepción general de la
seguridad del paciente (α=
0,46)

Enfermería 36,2 14,8 49,0
0,017

Médica

34,4 23,6 42,0

Apoyo gerencial para la
seguridad del paciente (α=
0,70)

Enfermería 34,1 29,8 36,1
0,026

Médica 39,8

35,6

24,5

Adecuación de los
profesionales (α= 0,26)

Enfermería 43,8 16,2 39,9 0,009
Médica 35,9 25,8 38,3

Cambio de guardia/turnos y
transferencias (α= 0,74)

Enfermería 38,8 19,4 41,8 <0,001
Médica 44,7 33,8 21,5

Trabajo en equipo entre
unidades (α= 0,74)

Enfermería 37,0 24,5 38,5 <0,001
Médica 48,8 29,6 21,6

Respuestas no punitivas al
error (α= 0,10)

Enfermería 59,0 17,1 23,9
0,012

Médica 70,8 15,3 13,9
* Prueba de Chi-cuadrado

El equipo de salud evaluó la puntuación de seguridad del paciente entre
excelente/muy buena (65,2%; n-103), y el 54,4% (n-86) informó que no había
notificado ningún evento adverso en los últimos 12 meses. Hubo una prevalencia de
profesionales de enfermería que atribuyeron una puntuación de seguridad más alta e
informaron no haber notificado un evento adverso como se muestra en la Tabla 3.

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 93

Tabla 3. Distribución de la puntuación de seguridad asignada y notificación de
eventos adversos por parte del personal médico y de enfermería que trabaja en la
atención peroperatoria de una institución educativa pública brasileña (n=158).
Curitiba, PR, Brasil, 2017
Variable

Enfermería
(n=86)

Medicina
(n=72)

Nota de seguridad n % n %
Excelente/ Muy buena 61 70,9 42 58,3
Regular 22 25,6 28 38,9
Ruin/ Muy Ruin 3 3,5 2 2,8

Notificación de Eventos
Ningún evento 55 64,0 31 43,0
Entre 1 y 2 eventos 13 15,1 29 40,3
Entre 3 y 5 eventos 10 11,6 10 13,9
≥ 6 eventos 7 8,1 2 2,8
Ignorado 1 1,2 – –

DISCUSIÓN

Los resultados de esta investigación hicieron posible conocer y entender que la
percepción de una cultura de seguridad del paciente difiere entre los equipos de
enfermería y medicina, inicialmente justificado por la ejecución de actividades
interdependientes con habilidades, conocimientos, preparación y utilización de
equipos y herramientas/procesos de trabajo diferentes entre categorías(1) y, en
segundo lugar, por la formación básica y la educación continua ofrecida a los diversos
actores involucrados en la atención quirúrgica, de manera diferente, sobre la
seguridad del paciente y los conceptos correlacionados(11,12). Cabe señalar que las
características de trabajo del equipo de salud, como el tiempo de experiencia y la
posición/función(13,14) asociadas a las particularidades de cada unidad, con respecto a
la estructura y las prácticas organizativas, influyen en el comportamiento humano e
impactan en la construcción de subculturas(15).

Está claro que los aspectos predictivos de la promoción de la cultura de seguridad son
desafíos en los escenarios actuales y, por lo tanto, investigar los factores que influyen
en ellos es el tema a explorar mejor, especialmente en los compuestos que la
enfermería presentó, significativamente, un mayor porcentaje de respuestas positivas
en comparación con la medicina. Este hallazgo es consistente con el estudio realizado
en tres hospitales en China, analizando 492 y 325 encuestas de profesionales de
enfermería y medicina, respectivamente. Esto identificó diferencias significativas
favorables a la enfermería para las dimensiones “Frecuencia de informes de eventos”
y “Cambio de guardia/turnos y transferencias”(16). También se notificaron percepciones
y actitudes de seguridad más desarrolladas entre las enfermeras en un estudio
desarrollado en seis hospitales de Rumania(17), que relacionó esta categoría con
varios aspectos relacionados con la seguridad del paciente(16).

En las unidades investigadas, un factor que puede justificar la percepción más
positiva del equipo de enfermería en relación con la cultura de seguridad es la mayor
representación de esta categoría en la gestión de las unidades, por la naturaleza del
trabajo, en categorías profesionales, bajo el liderazgo de la enfermera. En
comparación con el equipo médico, puede inferirse que esta característica ha

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 94

promovido mejores puntuaciones de respuestas positivas en dimensiones
relacionadas con la gestión, la comunicación y la cooperación en equipo. Además, el
apoyo, las actitudes y acciones de los gestores/supervisores en relación con la cultura
de seguridad contribuyen a la percepción general de la seguridad del paciente(18), y
también favorece la comunicación de las fallas derivadas del proceso quirúrgico,
facilitando el aprendizaje y mejorando la atención ofrecida, con el fin de evitar la
repetición de errores.

Por otro lado, la literatura señala que hay animosidad en las relaciones laborales entre
los equipos de enfermería y médicos, a menudo debido a la distancia existente por la
teoría, técnica y valores compartidos por cada grupo profesional. Los conocimientos,
prácticas y valores de los médicos y enfermeros son inconmensurables entre sí, un
factor que afecta directamente a las acciones y prácticas de salud(19) de la misma
manera que posiblemente influye en la construcción colectiva y positiva de
dimensiones de la cultura de seguridad relacionadas con la comunicación y el trabajo
en equipo. Las relaciones interpersonales fragmentadas son condiciones que
favorecen los conflictos entre subgrupos e influyen en la colaboración entre equipos.
En este estudio, la dimensión “Trabajo en equipo entre unidades” se presentó
debilitada y con potencial de mejoras, especialmente entre los médicos. Aunque, sin
significación estadística, la investigación en hospitales de Europa mostró diferencias
favorables con respecto a la enfermería en esta dimensión, con aproximadamente el
75% de las respuestas positivas(16).

Se sabe que la cooperación mutua de los profesionales se basa en el conocimiento,
las habilidades y la claridad del equipo con respecto al individuo y otros miembros del
equipo, apoyados por una comunicación eficaz, oportuna, precisa y de resolución de
problemas frente a desafíos quirúrgicos inesperados(20). Históricamente, los médicos
organizan sus prácticas y decisiones clínicas apoyados en un diálogo estructurado y
con un discurso altamente especializado restringido a la clase profesional(19). Por lo
tanto, se cree que esta circunstancia prevé realizar líneas de comunicación más
verticales que imputan atención insegura, obstaculizan la notificación de incidentes
sanitarios y facilitan la interrupción de la transición de la atención entre equipos y
departamentos. Las fallas en la consolidación de las relaciones interpersonales
parecen estar relacionadas con dificultades para consolidar la cultura de seguridad del
paciente e impactar proactivamente su seguridad(21).

Teniendo en cuenta el entorno de la atención al paciente quirúrgico, la excelencia en
la comunicación contribuye a la prevención del error, y la confrontación diferente
frente a los problemas de seguridad, implicando un cambio en los comportamientos y
la construcción de valores desde la perspectiva de la atención de calidad. Estos
factores polifacéticos explican parcialmente las bajas puntuaciones de respuestas
positivas del equipo médico y los resultados más favorables entre los profesionales de
enfermería en la dimensión “Aprendizaje organizacional – mejora continua”, dada la
mayor libertad para informar problemas de seguridad y aprender a través de sus
propios errores. Se deduce que la apertura de la comunicación al informe de errores
es capaz de impactar en resultados positivos, desde la perspectiva del aprendizaje,
sin una negligencia considerable de los problemas por parte de los
supervisores/gerentes, y con un apoyo mutuo inminente entre los profesionales en
favor de una atención segura.

Enfermería Global Nº 63 Julio 2021 Página 95

La resistencia a la difusión abierta y comunicación representa un obstáculo importante
para el progreso en la prevención de daños causados por errores no intencionales(16).
Sin embargo, debido a que es frágil, la cultura punitiva es considerada como un factor
influyente, ya que impone miedo a la comunicación de errores. Estos, si no se
reconocen y afrontan, impactan en la neutralidad frente a la construcción de la cultura
institucional fortalecida. En relación con esto, se destaca la dimensión “Respuestas no
punitivas al error” como la más frágil de la presente investigación, corroborando un
examen sistemático en un análisis de 31 artículos, informando 21 países(9). La cultura
punitiva, fuertemente percibida por los profesionales de la salud en las estructuras
organizativas hospitalarias, somete a la omisión de errores, especialmente en el
presente estudio, para el equipo médico que presentó puntuaciones de
aproximadamente el 14% de las respuestas positivas, menos que el reportado entre
los médicos rumanos (59,1%)(17). Sin embargo, debe destacarse la baja consistencia
interna de esta dimensión, y los resultados deben ser analizados con cautela, ya que
la deconstrucción de la percepción de la cultura punitiva se lleva a cabo
gradualmente.

En cuanto al grado de seguridad del paciente atribuido por los profesionales, se
observó que había una prevalencia de puntuaciones entre excelente y muy buena
(65,2%; n=103). Este resultado fue mayor que el encontrado en un estudio transversal
realizado con 518 profesionales de cuatro hospitales en Etiopía, que identificó que
aproximadamente el 38% de los entrevistados clasificaron el grado de seguridad del
paciente como excelente/muy bueno(22). También en este punto, los hallazgos
presentados aquí muestran que la medicina atribuyó una puntuación de seguridad
más baja en comparación con la enfermería. Investigadores brasileños señalan que
algunas categorías profesionales, como los médicos, sobreestiman esta evaluación
porque no conocen el proceso de seguridad en su totalidad, y a menudo están al
margen del análisis de indicadores y gestión de notificaciones(23).

En cuanto a la frecuencia de los eventos adversos …

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *